Skip to content

Los primeros pasos de la Reforma fiscal: zoom in-zoom out

2 gener 2015

La reforma entrará en vigor el próximo 1 de enero de 2015, salvo para todas aquellas medidas que han quedado diferidas en el tiempo, que no son pocas. Es indiscutible que su impacto también se va a dejar sentir en 2014. Se ha puesto punto final a un periodo de especulaciones y diciembre se presenta como un mes revuelto para los profesionales de la planificación fiscal. Algunas opciones individuales o planteamientos pre-reforma deberán revisarse a raíz de los cambios operados en los textos definitivos.

La Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (L 35/2006) se mantiene con la reforma, pero se introducen una pluralidad de modificaciones comentadas de forma reiterada. Los medios de comunicación han destacado especialmente la bajada de los tipos de gravamen del impuesto. No es casualidad que el ministro de Guindos haya aprovechado el mensaje para sugerir que en 2015 se pueden ajustar los salarios para reducir el desempleo, bajo la premisa que la reforma fiscal elevará la renta disponible de los trabajadores asalariados “de una forma importante y notable.” Tal distorsión no debería llevar a engaño: con la reforma, en los dos próximos años se harán menos gravosas las medidas temporales recaudatorias que se adoptaron en los años de crisis (2012,2013 y 2014), para aproximarnos a los tipos impositivos de 2011, en 2017.

En el caso del Impuesto sobre Sociedades la reforma ha sido integral, con la aprobación de la Ley 27/2014, si bien se mantiene el esquema impositivo actual. De nuevo aquí se destaca una bajada de los tipos nominales del impuesto que, en este caso, se contrarresta con la desaparición de la mayoría de deducciones. Por otra parte, el tan anunciado régimen especial para las Pymes se concreta en un conjunto de medidas dispersas en la norma con la voluntad de ofrecer un planteamiento sencillo, pero cuya aplicación va a resultar compleja en la práctica. En aras a la seguridad jurídica, la reforma deja fuera de la consideración de Pymes aquellas entidades que no realicen una actividad económica y, a partir de 2016, incorporará al impuesto las sociedades civiles que tengan objeto mercantil.

Para los contribuyentes no residentes sin establecimiento permanente, la reforma introduce una novedad importante, al distinguir entre personas físicas y personas jurídicas, con la remisión a la normativa de IRPF o IS respectivamente. En cuanto a la imposición indirecta, los cambios en el IVA se circunscriben en la necesidad de armonizar el impuesto a nivel europeo y se introducen mejoras técnicas. A nivel operativo destaca la creación de un nuevo régimen fiscal aplicable a los servicios prestados por vía electrónica por empresarios establecidos en la Comunidad, pero no en el Estado miembro donde tiene lugar el consumo.

Lejos queda lo que podía haber sido una reforma integral del sistema tributario español según las recomendaciones realizadas por el grupo de expertos responsables del Informe Lagares. El Partido Popular ha preferido abordar una reforma políticamente vendible y mantener un modelo que podríamos calificar como no satisfactorio. A la luz de los cambios no parece que vaya a progresar adecuadamente. Seguimos donde estábamos: con vías de escape que no garantizan la obtención de recursos públicos de forma neutral, suficiente y equitativa. Nuestro sistema se va construyendo sobre la particularidad de manera que el acercamiento de los tipos nominales y efectivos va a ser más teórico que práctico. La rebaja de ingresos prevista por el ministro Montoro con la reforma fiscal no parece que vaya a resolver el principal problema de nuestro país: el fraude fiscal.

La coloración del agua

Els comentaris estan tancats.