Skip to content

Conformidad parcial ante una inspección

19 Setembre 2013

En el caso que una empresa esté siendo objeto de una inspección del Impuesto sobre Sociedades y el inspector discuta dos cosas: unos gastos no deducibles y unas ventas no declaradas,  y el empresario considere que no tiene muchos argumentos de defensa para los gastos, por lo que estaría dispuesto a aceptarlos, pero no así respecto a las ventas, es posible firmar una conformidad sólo por una parte y una disconformidad por la otra. De este modo, el empresario podrá impugnar la liquidación en la parte en la que está en desacuerdo y obtener la suspensión garantizando sólo esa parte y no el total de la deuda, con lo que ahorrará dinero.

En estos casos, bastará con que se manifieste al inspector que sólo se está de acuerdo con una parte de la regularización, para que pueda acogerse a la conformidad parcial. Esta posibilidad exige la firma de dos actas: una en conformidad (modelo A01) en la que se incluyen los elementos regularizados a los que se presta conformidad, y otra en disconformidad (modelo A02), en la que se incluyen todos los elementos regularizados (los aceptados y los no aceptados), y de la cuota resultante se resta la derivada del acta de conformidad.

Eso sí, el inspector no permitirá firmar dos actas cuando la cuota derivada del acta de conformidad es a devolver. En este caso, se firma sólo un acta de disconformidad en la que se indican los elementos regularizados a los que se presta conformidad. En ese caso, si procede aplicar una sanción sobre la parte que se acepta, esa parte se beneficiará de las reducciones en conformidad.

En todo caso, si se acepta una conformidad parcial, también es posible beneficiarse de las reducciones previstas para las actas de conformidad en la parte de la liquidación a la que se ha dado la conformidad. La principal reducción que procede en las actas de conformidad es un 30 por ciento de la posible sanción que se puedan exigir. Para beneficiarse de esta reducción, es imprescindible no recurrir la liquidación derivada del acta. Si se hace, la AEAT exigirá la devolución de ese 30 por ciento de reducción del que se habrá disfrutado.

Si, además, se presta conformidad a la sanción y se ingresa el importe, es posible beneficiarse de una reducción adicional del 25%. En este caso, igualmente, si se recurre la liquidación o la sanción, la AEAT exigirá la devolución de ese 25% de reducción.

Ejemplo

Si una empresa sólo acepta la regularización de los gastos deducidos improcedentemente por importe de 2.000 euros y no acepta las ventas no declaradas por importe de 5.000 euros, se formalizarán dos actas: una de conformidad (A01) con una cuota de 600 euros (2.000 x 30%), y una de disconformidad (A02) con una cuota de 1.500 euros ((2.000+5.000) x 30%)-600). Sobre las anteriores cuotas se girarán los intereses de demora.

Gotas-de-Agua-en-HD_18

Els comentaris estan tancats.